Nacen los impresionistas


“Impresión, sol naciente” es la obra que nombró al movimiento impresionista de finales de siglo XIX. Claude Monet la ejecutó en 1872, representando el puerto de Le Havre, una pequeña ciudad costera en Normandía. En realidad, la pintura es una de las seis que el artista realizó sobre dicho puerto, en diferentes momentos del día. Plasmó sobre el lienzo, con pinceladas rápidas y expresivas, las “impresiones” de la luz sobre el paisaje y sus alrededores. Se enfocó puntualmente en los efectos efímeros que el sol iba produciendo sobre el agua. Aunque en la composición aparezcan las siluetas de barcos, chimeneas y veleros, el énfasis está puesto en la luz del sol y sus efectos sobre el agua. Pero ¿por qué esta pintura es más popular que las otras cinco? El hecho fue que Monet expuso “Impresión, sol naciente” en 1874, durante una muestra independiente realizada por un grupo de artistas en París. Hay que tener en cuenta que, en Francia, se solía exponer en el Salón de París o en el Salón de los Rechazados.

La pintura tuvo una pésima recepción, dejando estupefactos a varios críticos y espectadores. Algunas de las reseñas publicadas en los periódicos fueron: “Son impresionistas en el sentido de que no representan un paisaje, sino la sensación que produce el paisaje”, escribió Jules Castagnary de Le Siècle. Louis Leroy, inspirado por el título del cuadro de Monet, tituló su artículo en el periódico Le Charivari “Exhibición de los impresionistas”, escribiendo: “Impresión, desde luego eso produce. Simplemente me estaba diciendo que, ya que estaba impresionado, tenía que haber alguna impresión en ello … ¡y qué libertad, qué facilidad de fabricación! El papel tapiz en su estado embrionario es más acabado que ese paisaje marino”.

Si bien su intención era burlarse, lo que estos críticos lograron fue impulsar al nuevo movimiento, por ello este grupo de artistas fueron bautizados como impresionistas, y ésta resultó ser la primera muestra impresionista. La obra está exhibida en el Musée Marmottan Monet. Si bien fue robada en 1985 y recuperada en 1990, desde 1991 ha vuelto a exponerse en dicho museo parisino.