Capilla Rothko


En la ciudad de Houston (en el estado de Texas, Estados Unidos), hacia 1971 John y Dominique de Menil fundaron esta capilla. En ella se puede rezar y meditar, celebrar ceremonias religiosas de cualquier credo, realizar actividades en defensa de los derechos civiles, y llevar a cabo eventos ecuménicos o culturales.

Lo que tiene de particular es que, en realidad, resulta ser una institución disponible a todas las creencias y cultos, siendo un espacio de meditación abierto tanto a la contemplación como a la acción. El hecho es que el artista Mark Rothko, trabajó estrechamente con los arquitectos y el matrimonio Menil.


El edificio octogonal gira en torno a una planta central de luz cenital, alrededor de la cual se colgaron catorce obras del artista plástico, está amueblado con bancos móviles dispuestos de manera tal que los visitantes puedan sentarse, y también dispone de libros sagrados de diversas religiones.

En cuanto a las obras de Rothko, solo tres de las ocho paredes exhiben trípticos, mientras que de las otras cinco cuelgan obras individuales. Mark empezó a pintar estas series en otoño de 1964, finalizándolas en la primavera de 1967; pintó un total de catorce pinturas grandes y cuatro cuadros alternos.

En el exterior de la capilla, colocada en el interior de una lámina de agua, se encuentra una escultura de Barnett Newman ”El Obelisco Roto”, que fue traída en 1969 desde Washington como monumento a la figura de Martin Luther King.


Aunque la capilla no puede ser utilizada para ritos oficiales de ninguna religión, ya que no cumple las condiciones necesarias de ningún credo en particular, lo que pretende es ser un espacio neutral en el que se puedan unir diferentes sensibilidades religiosas.

Su finalidad es que cualquier persona que busque la unidad, la trascendencia y el diálogo pueda sentirse a gusto aquí dentro. Es un espacio espiritual, un foro, un lugar para la soledad y la reunión. Es un epicentro para los activistas de derechos civiles, una interrupción silenciosa, una quietud que se mueve.


Mark Rothko se suicidó en su estudio de Nueva York el 25 de febrero de 1970 sin llegar a ver terminada la capilla, que se inauguró al año siguiente. A partir de ese momento se empezó a conocer como la Capilla Rothko.