Camille Claudel: la artista detrás de Rodin


Nacida en Francia hacia 1864, Camille Claudel siempre fue una mujer apasionada por la escultura. A sus 17 años la admitieron en la Escuela de Bellas Artes de París con el fin de perfeccionarse para poder ingresar a la Academia Colarossi (una de las pocas que aceptaba mujeres). Fue en la Escuela de Bellas Artes donde conoció a Auguste Rodin, quien descubre su gran talento artístico. La joven escultora comenzó a trabajar en su taller posando para él y colaborando en la realización de algunas de sus piezas. No tardaron en vincularse más allá del trabajo, por lo que se dice que ella fue musa de algunas de sus obras. Además de ser una de las principales colaboradoras del escultor, también fue su amante durante algunos años, periodo en el que Camille desarrollo un gran talento como artista. Sin embargo, a Rodin estaba casado con Rose Beuret. Hacia 1892 y tras quince años de relación amante/alumna, la artista rompe con el escultor, pero pese a ello Rodin continúa con la protección artística de Camille, enviando cartas de recomendación. ​En julio de 1895 Auguste interviene ante el director del Ministerio de Bellas Artes y logra que le sea encargada a Camille una obra para el Estado, como resultado de esta solicitud surge L'Age mûr. Envuelta en una gran crisis emocional, la escultora se encierra en su taller y compone ciertas obras que delatan su dolor por la ruptura con Auguste, como es el caso de La edad madura​. En esta pieza se la ve arrodillada y suplicante ante Auguste, intentando agarrarlo de la mano, quien le da la espalda mientras se va con una mujer mitad ángel y mitad bruja, Rose Beuret. La figura arrodillada es expuesta también de forma individual con el título de La Implorante.

Ya alejada del mundo, en diciembre de 1905 realiza su última gran exposición.

Sus crisis nerviosas se agudizaron lo que la llevaron a vivir recluida en su casa-taller, en medio de la miseria. Su padre, quien se negó a internarla fue su único apoyo, pero tras su muerte en 1913, es internada en Montdevergues, manicomio del cual nunca salió. Camille pasó encerrada los últimos treinta años de su vida. Su familia prohibió que recibiera visitas, en 1943 murió en el manicomio en la más absoluta soledad. Su talento fue descomunal, obteniendo buenas críticas del Salón de Artistas Franceses, y apareciendo en la prensa parisina. Dejó un legado abrumador, buscando convertir su gran caudal emocional en un decidido dramatismo, acción que logró gracias a su perfecto dominio de la técnica y a su enorme sensibilidad. El busto de Rodin es una de sus esculturas realizada entre 1888 y 1889, mientras trabajaba en el taller del artista. Se considera su máximo tributo a Auguste Rodin, no fue vaciado en bronce hasta 1892 a pesar de haber recibido una crítica inicial positiva por parte del Salón de París.

#ArteModerno #París