Leonardo y La Dama del Armiño


Se cree que la pintura representa a Cecilia Gallerani, la amante de Ludovico Sforza, duque de Milán. Leonardo la conoció hacia 1484, cuando ambos habitaban en el Castillo Sforzesco. Ella formaba parte de la corte de Sforza y Leonardo se encontraba allí prestando sus servicios al duque, se cree que ambos llegaron a establecer una relación de amistad. Cecilia era una joven de tan solo 17 años, bella y encantadora interpretaba música y escribía poesía; era apreciada por su talento, agudeza e ingenio. Terminó por convertirse en la amante predilecta del duque de Milán. En 1490, Ludovico encargó a Leonardo el retrato de la joven. La pintura es en tres cuartos de perfil (una de sus tantas innovaciones), hay una leve sonrisa casi imperceptible que se sugiere en los labios de Cecilia. Es objeto de controversias el animal que sostiene en sus manos. Si bien es parecido a un hurón, la teoría más aceptada es que se trata de un armiño, quien posee un significado triplemente alegórico en este retrato. Representa la pureza, ya que se dice que este animal prefiere morir antes que mancharse de lodo, también la moderación, porque supuestamente los armiños se alimentan solo una vez al día. Alude a Ludovico Sforza, a quien se lo apodaba Ermellino (armiño en italiano) por ser miembro de la orden del Armiño, título que obtuvo de Fernando I de Nápoles. Y por último, se refiere al apellido “de la Galleani”, ya que “galé” es el vocablo griego para armiño.

La pintura fue adquirida a finales del siglo XVIII por el príncipe Adam Jerzy Czartoryski y desde entonces ha permanecido en posesión de esa familia, que desde 1876 lo exponía en el Museo Czartoryski de Cracovia (Polonia). Desde diciembre de 2016 la obra es propiedad del gobierno polaco, tras su adquisición a los herederos de la familia Czartoryski.

Debido a las remodelaciones del Museo Czartoryski (que comenzaron en el 2010), el cuadro estuvo desde mayo del 2012 hasta abril de 2017 en el Castillo de Wawel. Como en este periodo de tiempo pasó a la titularidad estatal, se expone desde mayo de 2017 en el Museo Nacional de Cracovia, a la espera de que finalicen las obras en el Museo Czartoryski que se estima será a fines del 2019. El retrato sufrió algunos daños y restauraciones de dudosa calidad a lo largo del tiempo. Es uno de los cuatro retratos de mujer pintados por Leonardo (entre los que se encuentran La Gioconda, el retrato de Ginevra de' Benci y el de la Belle Ferronière).

#Italia #Cuadros #ArteAntiguo