Arte efímero


¿Cuántas veces han escuchado hablar del Arte Efímero? Seguramente muchas. Pero ¿qué es exactamente? Podemos definirlo como toda aquella expresión pensada bajo una idea de fugacidad, de no permanencia en el tiempo, es decir un objeto artístico (quizás) material pero no conservable. Fue el siglo XX el que vio nacer este tipo de manifestación, es un arte que se destaca por su instantaneidad, por lo tanto no deja una obra perdurable ya que es de carácter perecedero y transitorio. Lo realmente esencial de este tipo de arte, es que la representatividad del momento en el que se creó es única e irrepetible: se podrá volver a re-crear, pero esa recreación no será esencialmente igual a la anterior. Piensen que el objeto artístico es la propia fugacidad, el conflicto que se genera entre la realidad objetiva y el recuerdo de algo que ya no existe.

La diferencia con las obras materiales, es justamente que en su génesis existe el factor de transitoriedad y de expresión fugaz. Es un arte pasajero y momentáneo, que se “conserva” a través de la fotografía y el vídeo. Ejemplos de arte efímero son el happening, la performance, la instalación, el body art, el land art, el arte callejero. Ahora bien, el grado de durabilidad va a depender del tipo de manifestación artística: una performance se prolongará durante una cantidad determinada de tiempo (10 minutos, por ejemplo), mientras que una obra de land art puede permanecer una semana o un año en un determinado sitio. Pensemos que es uno de los tantos tipos de arte contemporáneo, el cual está íntimamente relacionado con la sociedad que en definitiva lo produce: una sociedad en la que la devaluación del tiempo, lo instantáneo, fugaz, corto, breve y transitorio es su máxima ambición. También una sociedad de consumo en la que todo se vuelve una mercancía, y en definitiva que el arte se esfume, es una acción para que la obra no llegue a ser un producto de consumo.

#Tips #ArteContemporáneo