Mujer escultural


Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, más conocida como Lola Mora fue una excelentísima escultura argentina que vivió entre 1866 y 1936. Se atrevió a desarrollar diversas ocupaciones, que para la época, eran impensadas en las mujeres como el urbanismo y la minería. Además, fue la escultora argentina más halagada de ese momento. Inició sus estudios en pintura y dibujo en su provincia natal de San Miguel de Tucumán; en 1987 tras conseguir una beca para seguir formándose en Italia, se traslada a Roma en donde definitivamente se especializa e instruye en escultura. Lola vivió entre Argentina y Roma, ciudades desde las cuales desarrolla gran cantidad de obras; la solicitaban de todas partes del mundo. Recién en 1933 regresa definitivamente a Buenos Aires, ya que su salud estaba muy dañada. Participó en el proyecto del Ferrocarril Trasandino del Norte (que es por donde hoy en día, circula el Tren de las Nubes); también fue la autora del primer plan de subte y galería subfluvial para la Ciudad de Buenos Aires. Lola fue una adelantada para la época, sus intereses por las nuevas tecnologías y los avances en materias de desarrollo técnico, sumados a la gran fuerza creadora y transgresora (que escandalizó a la sociedad porteña de ese entonces) la convirtieron en la primera escultora (mujer( del Río de la Plata. Su obra más conocida es la Fuente de las Nereidas, (que se encontraba en el Paseo de Julio de Buenos Aires), pero como fue trasladada, hoy en día la encuentran en la entrada de la Reserva Ecológica de la Costanera Sur. También lo son, el Monumento Nacional a la Bandera Argentina, en la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe) y los bajorrelieves de la Casa de la Independencia, en la provincia de San Miguel de Tucumán.

#BuenosAires #ArteLatinoamericano