Arte Degenerado


Este término fue utilizado por el régimen nazi en Alemania, para calificar cierto tipo de arte moderno, el cual ellos consideraban prohibido. Si bien el concepto de “Arte Degenerado” no fue acuñado por el nazismo, y se remonta a unos siglos atrás; lo tomaron para desprestigiar aquello que no pertenecía a la cultura nacionalista que pretendían “fomentar”. El término surgió a raíz de una exhibición que se realizó en 1937, en donde se presentaron varias piezas de Marc Chagall, Wassily Kandinsky, Paul Klee, Oskar Kokoschka, George Grosz, Emil Nolde y Ernst Ludwig Kirchner, Franz Marc, Otto Dix, Max Beckmann entre otros. “Arte Degenerado” fue el nombre de dicha exhibición, que consistió en estas obras de arte moderno caóticamente expuestas, acompañadas por etiquetas que mostraban los precios que las autoridades alemanas (anteriores a 1933) habían pagado por ellas. También, se pegaban junto a ellas carteles con leyendas como "Naturaleza vista por una mente enferma" (por ejemplo). En paralelo a esta muestra se montó la “Gran exposición de arte alemán” en donde se exhibieron obras con los ideales estéticos del régimen. Este arte prohibido, se contraponía a lo que lo que los nazis llamaban "arte heroico", obviamente fue censurado en todo el territorio alemán y menospreciado como "no alemán" por sus connotaciones o influencias bolcheviques y judías. Los "artistas degenerados" sufrieron sanciones que incluyeron ser despedido de su posiciones en la docencia, tuvieron prohibido exhibir o vender su arte y, en algunos casos, hasta no podían producir. Ahora, mientras el arte moderno “no nacionalista” se prohíba, los nazis promovían pinturas y esculturas que estaban más cerca de lo tradicional y convencional. Es decir, un arte que exaltaba los valores de "sangre y tierra", belleza, "pureza racial", militarismo y obediencia/sumisión. Este “arte heroico” simbolizaba el arte puro, mientras que los artistas modernos eran "degenerados", y por lo tanto producían "obras degeneradas". No solo se prohibieron artistas, sino que también corrientes como el Dadaísmo, el Cubismo, el Expresionismo o el Surrealismo. Las políticas culturales del régimen nazi comenzaron a implementarse a partir de 1933, cuando Hitler fue nombrado canciller de Alemania; una de las medidas que se tomó fue cerrar la escuela de la Bauhaus, por ejemplo. Aprovechando esta situación, los nazis vendieron la mayor parte de las obras de arte en el mercado internacional; y las piezas de las que no pudieron desprenderse fueron quemadas en 1939.

#ArteModerno #Exposiciones #Vanguardias