La pietà: maestría en piedra.


Todos sabemos que La Pietà es una de las grandes obras maestras de Miguel Ángel y que la encuentran en San Pedro (Ciudad del Vaticano, Italia); si no lo sabían, ahora lo saben.

¡Vayamos al hueso! Las esculturas tienen diversas estructuras compositivas, en este caso, las figuras de María y Jesús encajan perfectamente en un triangulo; de hecho… es María la que está perfectamente delimitada dentro del “triangulo” que sostiene la composición. Miguel Ángel afirmaba que la obra se encontraba encerrada dentro del bloque de mármol, por lo que trabajaba la roca hasta que la composición brotaba desde dentro de ella. ¿Entienden? Es un solo bloque, no son varios trabajados y unidos. Otro punto a tener en cuenta es el equilibrio de fuerzas bien logrado, entre el brazo izquierdo de la virgen y el brazo derecho de Jesús; así como también el eje vertical de la figura de ella y el eje horizontal del cuerpo de él, se compensan mutuamente.

Buonarroti petrifica la pena de María con su hijo muerto en brazos, recién descendido de la cruz. A pesar de todo, la mirada de ella es serena mientras que el rostro de Jesús no guarda ni un atisbo de dolor o sufrimiento; yace en paz sobre el regazo de su madre. María es joven, inmaculada, hasta parece una niña y con su brazo derecho le ofrece a la humanidad, el sacrificio de su hijo (creo que toda la obra se reduce a ese simple gesto). Los brazos y las piernas caen inertes sobre la falda. Por último… presten especial atención a esos pliegues y en consecuencia al juego de luces y sombras que forman.

¿Sabían que la obra está firmada por el artista en una cinta que atraviesa el pecho de María? Se dice que es la única obra firmada por Miguel Ángel.

La pieza mide 1.74 x 1.95 metros, es de mármol y Miguen Ángel la esculpió entre 1498 y 1499.

#Roma #ArteAntiguo #Italia #Tips