Diccionario de Arte. Parte I: Teoría del color.


Para poder interpretar una pintura, a veces es necesario conocer sobre teoría del color y estructura compositiva. Es importante ya que de estos elementos se van a valer los artistas para que, organizados de una determinada manera, cumplan su función dentro del cuadro. Empecemos con teoría del color, que no es ni más ni menos que un conjunto de normas que conducen a la adecuada combinación de los pigmentos. Existen los colores de la luz, que pueden ser: - Primarios: no se pueden obtener mezclando otros colores. Estos son el rojo, verde y azul. (Son los colores primarios de la luz). También conocidos como RGB*. - Secundarios: se logran combinando dos colores primarios, en la misma proporción. - Terciarios: los conseguimos uniendo, en igual medida, un color primario con un color secundario. (Mezclando dos colores secundarios entre si llegamos a los colores intermedios). - Cuaternarios: llegamos a ellos, por la mezcla de dos colores terciarios. ¿Y el blanco y el negro? El blanco se percibe como la combinación de los tres colores primarios, y el negro es la ausencia de ellos tres. Ahora, tenemos diversas teoría de color: la del poeta y científico alemán Johann Wolfgang von Goethe, la de Ostwald y la de Mayer entre otras. Pero además de este grupo de reglas básicas también hay que considerar la percepción del color, que al momento de componer una obra, es quizás una de las herramientas más importantes. Como percepción entendemos la temperatura que tienen esos colores, por ello encontramos colores cálidos y colores fríos. Para determinar si un color nos produce sensación de calor o frío, se toma en cuenta la “temperatura” del color, es decir la “sensación térmica” que nos produce. Serán cálidos el rojo, amarillo y naranja; y fríos el azul, verde y violeta. - Cálidos: nos transmiten pasión, sufrimiento, peligro, cercanía, entusiasmo, dinamismo, alegría. - Fríos: nos generan tristeza, serenidad, calma, lejanía, soledad, quietud, reposo, estabilidad. Este tipo de percepción es más bien psicológica, y en realidad es una alternativa a la teoría del color. Hay muchas corrientes en el arte, que se han basado exclusivamente en el uso del color (por ejemplo los impresionistas). * CMYK, es un modelo de color sustractivo que se utiliza para la impresión. Es la versión moderna y más precisa del antiguo modelo tradicional (RYB) y se basa en la mezcla de pigmentos amarillo, cian, magenta y negro.

#Cuadros #Tips