Un clásico de la escultura clásica.


Discóbolo*, así se conoce a esta escultura griega del periodo clásico alto** del arte; fue realizada por Mirón de Eléuteras en torno al 450 a. C. No se conserva la pieza original***, sino una copia romana hecha en mármol (el original era de bronce), y esto es algo que ocurre muy frecuentemente con la escultura griega. El escultor representó al lanzador de disco en el momento de máxima extensión corporal, ese instante previo a que el disco sea arrojado; observen como los músculos se tensan pero como su rostro queda impávido. Es una escultura sí, pero se transmite a la perfección la sensación de movimiento. El cuerpo del atleta es armónico y sus buenas proporciones se deben a que sus músculos no estaban desarrollado en exceso, por lo que la figura resulta anatómicamente perfecta. La belleza está plasmada desde el punto de vista en el que, el hombre es el arquetipo de la perfección; y sus justas proporciones la máxima expresión de la magnificencia. Es muy probable, que la escultura original haya estado pintada; esto era muy habitual en aquella época. - En la Grecia del 450 ac. se llevaba a cabo el pentatlón, una competición atlética que constaba de cinco pruebas: carrera, lucha, salto en largo, lanzamiento de jabalina y lanzamiento de disco. Este tipo de competición formaba parte de los Juegos Olímpicos, los atletas que puntualmente competían en ellos, eran considerados superiores en relación al resto de los deportistas y participantes. El deporte ocupaba un punto importantísimo en la vida de los griegos. * Significa lanzador de disco. ** En la nota sobre la Victoria de Samotracia, hablamos sobre los periodos del arte griego. *** Van a encontrar mas de una copia del Discóbolo, en diferentes museos del mundo, es que en realidad, hay más de una versión/reproducción. ¿Dónde encuentran esta pieza en particular? En el el Museo Nazionale Romano, en su sede del Palazzo Massimo alle Terme (En Roma, Italia). (Hay otra en el British Museum en Londres, Inglaterra).

#ArteAntiguo