El VideoArte is not dead!


Hay quienes la encasillan como una videoartista y hay quienes la juzgan simplemente como una artista. Lo cierto es que Elisabeth Charlotte Rist (más conocida como Pipilotti Rist), pretende que el espectador experimente su obra, y es a través del lenguaje audiovisual/multimedia que consigue que se convierta en un suceso. Trabaja con el lenguaje audiovisual, la video-instalación, la música, el diseño y la performance. Se declara feminista y a través de su trabajo busca delatar lo que no esta bien. Su obra resulta envolvente y no busca transmitir angustia o desconsuelo, todo lo contrario… intenta dejar un mensaje esperanzador. Sus trabajos son coloridos, alegres, llamativos, fáciles de interpretar y por ello el objetivo se cumple con facilidad. Sus obras giran en torno al cuerpo humano explorando la sexualidad femenina, es ella quien aparece en la mayor parte de las instalaciones/vídeos/performance. Pipilotti no se reconoce una artista revolucionaria o rebelde, sino una mujer simple y disciplinada. Con herencias y matices del pop art, hay quienes sostienen que sus obras de los años 80 recuerdan aquellos videoclips de la famosa cadena televisiva de música MTV* (un icono de los videos musicales). Con el tiempo la artista fue madurando y aportando nuevos recursos a su lenguaje audiovisual; su crecimiento personal, sumado a los avances tecnológicos, dieron lugar a una obra más sofisticada y “dulce”. Expuso en museos y galerías alrededor del mundo como la Fundació Joan Miró, el Moma, el San Francisco Museum of Modern Art, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, y el Museum of Contemporary Art (entre otros). *La artista no coincide con estos críticos. ¿Sabían que su nombre deriva del dibujito animado Pippi Langstrump? Y del apodo familiar de Lotti. Nació en Suiza, actualmente vive y trabaja entre Zúrich y Los Ángeles.

#ArteContemporáneo