Arte académico




¿Conocen a William-Adolphe Bouguereau? Fue un pintor francés nacido en 1825, en La Rochelle. Dominó a la perfección las técnicas pictóricas academicistas*, lo que provocó la admiración por parte de la burguesía del momento. Ajeno a cualquier modelo de renovación e impregnado por el ideal de belleza clásica, su obra se caracterizó por una delicada técnica y un meticuloso acabado, logrando así composiciones de temática idealizada. Fue uno de los artistas más hábiles de su época al momento de pintar lo que el burgués quería mirar: hermosas mujeres, tiernas adolescentes, niñas humildes pero encantadoras (siempre pulcras); es decir, se las enmascaraba con alegorías. Por ello, contemplando sus cuadros hasta el burgués más ignorante entendía la mitología clásica, y llegaba a la confortable conclusión de que la vida del campesino es el jardín del Edén. En 1876 Bouguereau fue elegido miembro de la Academia francesa de Bellas Artes, estableciéndose así como uno de los pintores más destacados de Francia (según los académicos). Justamente por ser un academicista, acarreo siempre una actitud conservadora ante el arte; manteniendo fuertes enfrentamientos con pintores más disruptivos como Paul Cézanne. Hacia 1881 el gobierno francés entregó la administración del Salón de París a los artistas, como resultado de ello se fundó la Sociedad de Artistas Franceses; y Bouguereau fue elegido el primer presidente del departamento de pintura. ¿Por qué hacemos hincapié en su membresía de la Academia? Porque estamos en una época en la que el Salón de París (que fue la exposición de arte oficial de la Academia de Bellas Artes), validaba a los buenos artistas. Por ello, en contraposición, surge en Francia el Salón de los Rechazados (una exposición de las obras impugnadas por el jurado del Salón de París oficial). Hombre fuerte del academicismo francés y gran favorito de la clase adinerada; se lo suele recordar como un pintor de gran soberbia y carácter firme. Bouguereau se convirtió en un enemigo temible y despiadado, de todo aquel que no viese y reconociese el esfuerzo artístico que aquella mirada burguesa despistada aprobaba. - La obra es "El nacimiento de Venus", y la encuentran en el el Museo de Orsay, en París (Francia). * En Arte, se habla de obras académicas cuando en estas se observan normas consideradas “clásicas”. Dichos preceptos son establecidos, generalmente, por una Academia de Arte. (El antiacademicismo, en cambio suele ser signo de rebeldía y renovación.

#París