Los humanoides de Houseago


Conozcamos a Thomas Houseago, un artista contemporáneo británico cuyo trabajo se destaca principalmente por la escultura figurativa (por lo general a gran escala) y los entornos arquitectónicos inmersivos. Suele trabajar materiales como el yeso, la madera tallada, arcilla el bronce o aluminio que se asocian a la escultura clásica; y otros más innovadores como el camaño o varillas de acero corrugadas. Sus esculturas monumentales y de tamaño natural tienen como tema central el cuerpo humano; son figuras con una imponente presencia física y al mismo tiempo desconcertantes, ya que albergan cierto grado de precariedad. Esto responde al procedimiento bajo el cual realiza sus trabajos: uno nunca sabe si la obra está realmente terminada o aún le falta un poco más. Muchas de ellas tienen las marcas de sus huellas o los trazos del dibujo preparatorio, es como si el proceso no tuviera fin. Hay quienes sostienen que su obra es un diálogo con el arte del siglo XX: brutalismo, expresionismo, cubismo… (nosotros nos permitimos dudar de esto). Houseago nos invita a una reflexión sobre la figura humana a través de humanoides y seres defectuosos que hasta parecen surreales. El principal enfoque del artista es lo primitivo, lo originario, aquello que se está gestando. Nació en Leeds (Inglaterra) en 1972; estudió en el Central Saint Martins College of Art and Design de Londres, y luego en De Ateliers en Amsterdam. Vivió y trabajó por varios años en Bruselas, antes de mudarse a Los Ángeles donde actualmente reside. Expuso en las más importantes galerías de arte del mundo como David Kordansky, Palazzo Grassi y Gagosian, también en las más destacadas bienales como la Bienal de Whitney.

#ArteContemporáneo