Divina proporción.


La proporción áurea o número de oro (o razón áurea, número Fhi, razón dorada, media áurea, divina proporción) es un número irracional que deviene de la siguiente ecuación:

Fue descubierto en la antigüedad (por lo griegos para ser más precisos), no como una cifra sino como una relación de proporción; decimos descubierto porque se encuentra en la naturaleza y desde entonces ha sido utilizado en muchísimas obras de arte (más de las que se imaginan). Pero, para que terminen de entender esto de la proporción áurea, nos falta agregarles otro dato matemático más: la sucesión de Fibonacci; que se trata de la siguiente serie numérica: 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, etc. ¿Cómo llegamos a ella? Simple, cada elemento es la suma de los dos anteriores: 1+1=2, 13+21=34 y así sucesivamente; es la relación de recurrencia la que la define. ¿Qué tiene que ver con el número Phi? La relación que existe entre cada pareja de números consecutivos (es decir, si dividimos cada número entre su anterior) se aproxima al número áureo (1,618034). Al igual que la proporción áurea, también está en la naturaleza. De todo esto, lo que se desprende es la espiral dorada o la espiral áurea. Una figura logarítmica cuya razón de crecimiento es la razón dorada; la cual, al igual que en los casos anteriores, aparece en diversas figuras de la naturaleza (y en el arte).

Tanto el número de oro como la espiral dorada, fueron y son utilizados para construir las más perfectas obras de arte. No se olviden que es una relación de proporción entre las partes que conforman el todo.

Tarea para el hogar: se ponen a buscar (y mirar) todas aquellas pinturas, construcciones, fotografías, murales o lo que mas les guste... buscando el numero dorado. Es un ejercicio excelente para empezar a entrenar el ojo.

#Tips