De celtas y vikingos.


Vikingos, pueblos celtas (y mitología nórdica) ¿qué sabemos de ellos? ¿qué impacto tuvieron sus culturas en las artes?. Empecemos por hacer una breve distinción de estos pueblos. Se denomina cultura celta al grupo de poblaciones que vivieron en la Edad de Hierro*, en diferentes partes de Europa. Son un conjunto de pueblos autónomos con ciertas características en común (por ejemplo la lengua); no eran un imperio ni una comunidad política definida. Algunos de ellos eran los Galos, los Británicos y los Helvéticos. En cambio los Vikingos fueron pueblos nórdicos originarios de Escandinavia (actual Noruega, Suecia y Dinamarca); su lengua era el antiguo nórdico (que no era una lengua celta). La aparición de este pueblo en la escena política de Europa fue en 793, con el saqueo del monasterio de Lindisfarne en las costas inglesas. Los vikingos no eran celtas y se los recuerda en la historia por ser un pueblo saqueador de actuar violento. Fueron paganos y politeístas, su panteón de dioses personificaban las fuerzas de la naturaleza además de diversos conceptos; más tarde se convirtieron al cristianismo.

Y acá es donde por lo general uno comienza a confundirse entre pueblos celtas, Vikingos y mitología nórdica. Porque por ejemplo, la mitología germánica o escandinava (o nórdica) comprende las creencias y leyendas de los pueblos escandinavos germanos, incluidos aquellos que se asentaron en Islandia, Britania, Galia e Hispania. Esta mitología era transmitida oralmente en forma de poesía, lo que continuó durante la época vikinga. Pero a esta altura, se preguntarán qué tiene que ver todo esto con el arte. Mucho. Piensen que en esta era, no se habla de arte. Entonces, yendo a lo que nos compete y volviendo a la pregunta del inicio ¿cómo impactaron estas culturas en las artes? Lo que hoy conocemos como arte celta es aquel de las islas británicas, cuya más conocida expresión son los manuscritos ilustrados, ricamente ornamentados, del alto medievo (por ejemplo el Libro de Kells, el Libro de Durrow o los Evangelios de Lindisfarne). También se destacan los cálices, broches y cruces celtas. Este arte insular, se caracteriza por trabajar con lazos y espirales (es decir, abstracción geométrica), horror vacui (no hay espacios vacíos), zoomorfismo y mucho ornamento; está fuertemente influenciado por el arte ornamental y zoomórfico vikingo. Pero si prestaron atención a lo que explicamos arriba, recordarán que los pueblos celtas eran anteriores a los Vikingos, y así es. Solo que tienen que comprender que en el periodo en el que convivieron se influenciaron mutuamente. Lo que hoy conocemos como arte vikingo se desprende de el estilo zoomórfo** germánico, el cual se desarrolló a partir de la influencia del arte romano tardío y de los pueblos de las estepas de Asia. Principalmente se destaca por ser un arte aplicado, es decir estar presente en los objetos de la vida cotidiana (herramientas, utensilios, cofres, broches, cálices). Se conocen aproximadamente seis estilos diferentes (el Broa-Oseberg, el Borre, el Jelling, el Mammen, el Ringerike y el Urnes). También utilizaban formas geométricas y un exceso de ornamentación. Ambos, el celta y el vikingo, están al servicio de la cosmogonía.

* Es el periodo en el que se descubre el hierro y comienza a usarse para fabricar armas y herramientas. Es el último de los tres principales períodos en el sistema de las tres edades (cobre, bronce, hierro); su aparición y duración varía según la región, pero su primera aparición es hacia el siglo XII AC. ** Que tiene forma de animal. - Dato: hay quienes sostienen que los Vikingos llegaron a América antes que Cristóbal Colón.

#ArteAntiguo