Poesía, sueños y música.


Nacido en Suiza, Paul Klee fue uno de los artistas más característicos de principios del siglo XX. Vivió casi toda su vida en Alemania, aunque viajo muchísimo, viajes que influenciaron decisivamente su pintura. Sus obras suelen aludir a la poesía, los sueños y la música; utilizo el color de manera heterogénea y única, vínculo que fue evolucionando con el tiempo. Es un artista al cual no se lo encasilla en ningún estilo o corriente pictórica, aunque muchos reconocen en su trabajo periodos expresionistas y surrealistas; lo que sí es determinante es cierto vuelco a la abstracción (pero esto no es un estilo). El lenguaje de Klee es el color; trabajaba al óleo, con acuarelas, tintas y otros materiales combinándolos en una sola creación. En 1911 entró en contacto con el grupo Blaue Reiter*, lo que le permitió conocer a sus fundadores: Vasili Kandinski y Franz Marc. Klee no era oficialmente miembro, pero estaba muy vinculado a este círculo de artistas que lo integraban, por lo que participó en muchas de las exposiciones que la agrupación realizaba. Su manejo del color era tal que para 1920, terminó enseñando teoría del color y de su mezcla en la Bauhaus. En 1924 junto con Kandinsky, Feininger y von Jawlensky forma el grupo de los Die Blaue Vier (los cuatro azules). Pero la condena nazi de su obra lo obligó, en 1933, a exiliarse en Berna (Suiza). Para 1936 se le diagnosticó esclerodermia, una grave enfermedad degenerativa que lo acompañó el resto de su vida; pero no le impidió seguir trabajando. Falleció en 1940 en una clínica de Muralto-Locarno, un 29 de junio. Paul Klee escribió ensayos y artículos acerca del arte, que son considerados como teoría del arte moderno. * Fue un grupo de artistas expresionistas fundado por Vasili Kandinski y Franz Marc en Berlín (desde 1911 hasta 1913), que reformó el expresionismo alemán. -La obra es “Gato y pájaro” (1928).