Canon a dos Voces. Verónica Navajas - Elías Bankowsky


En el marco de la muestra que se desarrolla a partir de hoy (Miércoles 13 de Junio de 2018 y durante todo el mes de Julio), compartimos el texto curatorial de Ximena Huerta Arena, que acompaña la exhibicion. La pueden ver en la Casa de la provincia de Misiones.

El Canon es una forma de composición polifónica en la que varias voces interpretan una melodía iniciada por una de ellas, que a distancia de algunos compases es imitada por otras voces, y en estas voces la melodía original puede poseer intervalos diferentes o ser incluso modificada. Así, las partes en las que las voces ascienden y descienden pueden tomar tantas formas y ritmos como sea posible desplegar a lo largo del tiempo, encontrándose siempre en algún instante, aunque solo sea para volver a perderse luego en un espiral que, aún en dirección opuesta, es parte, junto con todas las voces, de la misma melodía original.

Así también se construye todo presente, sobre la misma línea de tiempo y desde diferentes lugares, ritmos y voces. El tiempo es indivisible, su huella no. Sobre las mismas horas divergen y convergen las voces que componen la melodía de lo posible. Se construyen horizontes y se erigen selvas en la búsqueda incesante de la producción de un lenguaje que conquiste el territorio físico de la obra, trabajan sin cesar las manos y los pinceles y comparten un devenir que solo se percibe en la conjunción de los períodos que, a cada uno, le ha tomado esa parte del todo, ese pequeño hallazgo de la obra como instancia finita.

Desde su origen en el mismo territorio misionero dos artistas navegan el tiempo con dos composiciones completamente distintas, dos formas de lenguaje que se encuentran en lo obsesivo cuando el uno busca el horizonte que se dibuja-desdibuja sin fin y la otra indaga en el discurso que une a las formas reconocibles como naturaleza: selva-mujer-flor son todas y son una. En la obra de Verónica Navajas la naturaleza se hace presente y en particular lo femenino, con la mirada en la delicadeza de la composición y en el relato de las diferentes instancias en las que el ser y el objeto se funden y conforman una imagen sólida. Elías Bankowsky, como contrapartida, construye y de-construye las relaciones entre cuerpo e imagen, en un horizonte ambiguo que busca sintetizar aquello que lo obsesiona: los márgenes, los límites, las orillas que dividen pero que también unen en busca de una definición que se reformula constantemente como una melodía que, en espiral, fuese intentando nuevas formas de mostrar y de mostrarse.

Del diálogo de la obra de estos artistas surge la contraposición de la minuciosidad de lo dicho y el misterio de aquello que busca decir. Dos voces que se vuelcan en la imagen con diferentes elementos discursivos pero un objetivo en común: el arduo trabajo a través de las horas, del imponderable del tiempo que transcurre mientras el artista bucea dentro de sí y de aquello que lo rodea en busca de la construcción que exprese en forma armónica y con su propio ritmo lo que subyace en su mirada.

#BuenosAires #ArteContemporáneo #Exposiciones