El mas exquisito de los escándalos.


¿A qué nos recuerda esta obra? Y si, a la Olympia de Manet (1863). La Maja Desnuda, es una de las obras más célebres de Goya, se estima que la pintó entre 1790 y 1780. Maja significa guapo/a, atractivo/a; es un término utilizado en España. Francisco de Goya pintó posteriormente “La maja vestida” (ambas pertenecieron a la colección del político español Manuel Godoy), pero volvamos a esta versión. Goya dispuso a esta hermosa mujer, recostada en un canapé con los brazos entrecruzados por debajo de la cabeza, mira fijamente al espectador con una sonrisa sugestiva. El rostro y su actitud corporal, así como su jubilosa, ratifican esa intención de provocar. No se trata de un desnudo mitológico, sino de una mujer real; el vello púbico pone de manifiesto su innegabilidad. Hay versiones que indican que Goya se habría inspirado en la Duquesa de Alba, ya que se dice, fueron amantes; pero no es algo que se haya podido cotejar. También circuló la versión de que la modelo pudo haber sido Pepita Tudó, la entonces amante y luego esposa de Godoy. La realidad es que no se sabe con exactitud el año de ejecución, ni quien la encargó; solo se conoce el dato de que hacia 1780 apareció en el gabinete de Godoy. La pintura es fría, basta con prestar atención a la gama cromática que utilizó el artista. La figura femenina resalta por su brillo, suspendida en un espacio oscuro; la luminosidad del cuerpo desnudo contrasta con la oscuridad de la atmósfera de la habitación. Goya quiere que simplemente veamos una mujer desnuda. La obra es osada y provocativa para la España de la época. La historia de esta obra está repleta de incidentes, ya que los desnudos en ese entonces estaban prohibidos. Fue confiscada y Goya llevado a juicio (del cual fue absuelto). La encuentran en el Museo del Prado (junto a su compañera La Maja Vestida), en Madrid - España. (Anteriormente se conservaba en la Real Academia de San Fernando, en una sala de acceso restringido, en donde se guardaban los desnudo más escandalosos).

(¡Nos encantan los escándalos!).