El (segundo) gran escándalo de Manet


Podemos decir que esta obra es simplemente bella, pero sepan que en la época no lo fue. Manet recibió dura críticas cuando fue presentada en el Salón de París* de 1865. Olympia es una prostituta, que como se aprecia en el retrato, recibe un agasajo por parte de uno de sus clientes. El gran escándalo se produce por que la “crítica” del momento solo aceptaba desnudos alegóricos o mitológicos (como por ejemplo una Venus), pero nunca una mujer real. Lo que efectivamente queda expuesto en esta obra es la cruda realidad de que, los hombres allí presentes (en ese Salón de París) caminando del brazo de sus esposas, eran quienes seguramente saciaban sus más naturales instintos entre los brazos de estas chéri**. La mujer es Victorine Meurent, una conocida pintora y modelo amiga de Manet a quien representa como una joven cortesana de la época. Mira al espectador fijamente con gran intensidad, como seduciendolo e invitándolo a devorarla. Está totalmente desnuda, lleva puesto un solo zapato (fetiche que enfatiza la desnudez) y el pelo recogido; también tiene un brazalete, una gargantilla y una orquídea en la cabeza (considerada una flor afrodisiaca). A sus pies, un gato negro también nos observa (símbolo de la ambigüedad y la inquietud), mientras que una doméstica irrumpe cargando un ramo de flores… ¿Quién se las habrá enviado? ¿Alguno de los caballeros allí presentes en el Salón?. Noten como los planos se empiezan a acortar, y se vuelven bidimensionales, más chatos. Estos es producto de la influencia de la estampa japonesa que tanto admiraba Manet. También lo son los bordados florales de tipo oriental, que tiene el mantón de seda sobre el que está recostada la joven arriba de la cama. Olympia recuerda a la Venus de Urbino de Tiziano, a la Venus Dormida de Giorgione y/o a la Maja Desnuda de Goya. * Fue el lugar por excelencia en donde se realizaron las exposiciones de carácter público de la Academia de Bellas Artes de París (Francia), desde 1725. **Significa “querida” en francés, y es habitualmente como se conocían a las prostitutas. -La obra la pueden visitar en el Musée d’Orsay (París).

#París