El pintor que no pinta


También podríamos llamarlo el escultor que no esculpe, ya que Sol Lewitt fue un artista que siempre diagramo y proyecto sus obras, pero nunca las ejecuto con sus propias manos. Nacido en Hartford, estado de Connecticut (USA) en 1928, fue uno de los precursores del arte conceptual. Entre sus trabajos encontramos pinturas murales, esculturas (a las que prefería llamar estructuras), dibujos y fotografías.

El hecho de crear obras con simples instrucciones da lugar a una interpretación por parte del espectador, mucho más amplia. El dibujante, pintor o escultor que la componía en ocasiones tenía el libre albedrío para interpretar las pautas que Lewitt dejaba plasmadas a modo de dibujos o bocetos. El resultado final es que el público recibe una pieza con la óptica del artista y de su/sus ayudantes. Lo que sostenía Lewitt era que la idea subyace en la obra (pero como decimos siempre... no por eso es menos importante). Muchas veces, se sorprendía él mismo de como habian quedado. Las formas geométricas y los colores fueron sus mayores recursos, obteniendo obras minimalistas.

Pero entonces… ¿Cómo hacemos para adquirir alguna de sus obras? Simple, uno compra un diagrama de la pieza con una certificación; lo que le nos da la oportunidad de realizar una versión “propia” del trabajo.

Solomon “Sol” Lewitt falleció en la ciudad de New York en el 2007; hoy en día cuando se realizan exposiciones de su obra, sus colaboradores de siempre supervisan los montajes para mantener la calidad y la visión del artista.

Ph.: La obra es Wall Drawing N.804, (1996).

#ArteContemporáneo