No es De Nachtwacht.


¿Sabían que? A esta obra se la conoce como “La ronda de noche”, pero cuando Rembrandt la pintó, no era de noche; sino que el paso del tiempo la fue deteriorando y oscureciendo. El nombre original fue “La compañía militar del capitán Frans Banninck Cocq y el teniente Willem van Ruytenburgh”; es un óleo sobre tela que mide 3,59 m. × 4,38 m. (sí, es grande e impactante). Rembrandt Harmenszoon van Rijn (ese es su nombre completo), lo pintó por encargo de la milicia en 1642.

La pintura muestra el momento en el que el Capitán Cocq imparte órdenes a su alférez, detrás aparecen algunos miembros de la compañía (los cuales pagaron para aparecer en el retrato). Es una obra bien barroca, los focos de luz están puestos sobre el capitán, el alférez y la “niña”* que se ve en la parte izquierda; los claroscuros están bien acentuados. El arco que se eleva al fondo es el que otorga profundidad a la obra, entretanto la estructura compositiva está bien lograda. Predomina un eje horizontal, mientras que el vertical está dado por el capital y algunas diagonales por las banderas; pero el equilibrio del peso esta correctamente logrado.

Miren el dinamismo que tiene el cuadro, no es una pintura estática; atención a la direccionalidad de los rostros y las posturas de los cuerpos. No hubo un orden jerárquico para establecer los personajes, Rembrandt lo resolvió en torno a cuestiones plásticas, lo que hace mas caótica la escena. La obra no cubrió la expectativas del momento y fue duramente criticada. * Cuando Rembrandt pintó este cuadro, moría Saskia (su gran amor); por lo que muchos creen, que esa niña seria un retrato de ella (yo también lo creo). Parece un fantasma, y de hecho, la oscuridad no la toca.

La obra sigue siendo propiedad del Ayuntamiento de Ámsterdam, que la cede al Rijksmuseum a modo de préstamo. Osea que, allí la encuentran.