Nada muere, todo se transforma


¿Saben qué es el Sintoísmo? Es una religión de Japón que, a grandes rasgos, se basa en la adoración de los espíritus de la naturaleza. Sayaka Ganz es practicante; y tras vivir entre su Japón natal, Brasil y Hong Kong a lo largo de su vida, termina por establecerse en Fort Wayne (Indiana - Estados Unidos). ¿Por qué son importantes todos estos detalles? Siempre les decimos que la obra de un artista está salpicada por su cultura, sus certidumbres, su religión, sus circunstancias y sus pasiones. Sayaka tuvo la necesidad de volcar sus más hondas creencias en sus piezas y siendo una profunda creyente represento a esos espíritus de la naturaleza emanando vigor, fuerza, presencia. Pero presten atención a los materiales, son objetos desechados que la propia Ganz se dedica a recolectar. Las esculturas son el resultado de un proceso de selección de esos elementos rescados, que se clasifican por color y posteriormente se unen con alambres hasta lograr la pieza deseada. Palabras de la artista: “Yo sólo selecciono los objetos que han sido utilizados y desechados. La finalidad de cada objeto es trascender su origen integrándolo como forma orgánica o animal vivo en movimiento. Para mí, como artista, este proceso de recuperación y regeneración es liberador. Construyendo estas esculturas me ayuda a entender las situaciones que me rodean. Me recuerda también que si hay un conflicto en este momento, también hay una solución en la que todas las piezas pueden coexistir pacíficamente. A través de mis esculturas transmito un mensaje de esperanza.” También hay algo en el reciclar los componentes de origen. Algo así como que nada muere, y todo se transforma ¿No?. Ph.: sayakaganz.com

#ArteContemporáneo