Las pinturas negras de Goya.


“Saturno devorando a un hijo” (1819/1823), Francisco de Goya.

El mito: Cronos para lo griegos / Saturno para los romanos (dios del tiempo, la agricultura, la cosecha, las estaciones) castró a su padre Urano y lo destronó. Temiendo que sus hijos hagan lo mismo con él, los devoraba a medida que iban naciendo. Al nacer su sexto hijo Zeus, su madre lo escondió secretamente en la isla de Creta; y finalmente terminó por cumplir el tan temido destino: logró que su padre (Saturno) vomite a sus hermanos y termino haciendose con el poder. - El mito según Goya: No hay referencia del lugar, el hijo que devora Saturno parece una “persona en pequeño” en vez de un recién nacido. Presten atención a la crueldad que expresa el rostro: los ojos desorbitados y la boca inmensamente abierta, la fuerza de las manos que sostienen el cuerpo; hay quienes dicen que es la figura de una mujer. Miren como Goya deforma el torso humano de Saturno, casi como una transmutación brutal. La obra es sencilla, sobria y con fuertes detalles narrativos. - Las pinturas negras de Goya: Así se conoce a una serie de 14 pinturas murales que pintó en dos de las salas de su Quinta del Sordo, entre 1819 y 1823. Luego fueron trasladados a lienzos, que actualmente se exhiben en el museo del Prado. Es obra tardía de la carrera de Goya, y personal (no fue por encargo); por lo que hay quienes sostienen que su estado anímico pudo verse reflejado en las mismas.

#Madrid #España